was successfully added to your cart.
ActualidadBOLETINPORTADA

Este año la Gala de Diaconía se celebrará en Jerez

By 20/09/2017 No Comments

Todavía hay tiempo para enviar candidaturas a los Premios Diaconía al Voluntariado Social

Desde el Diaconía queremos insistir en la importancia que tiene que las iglesias y entidades participen presentando candidatos a los Premios Diaconía, tanto a nivel individual como en la modalidad institucional.

Sabemos que el pudor y la modestia, tan arraigadas en el carácter de nuestras iglesias, puede llegar a disuadir a algunos de promover o recibir distinciones y reconocimientos públicos. Ya se sabe: “gloria de los hombres no busco”.

Sin embargo, siendo esta actitud tan digna y loable, cabe recordar la importancia del buen testimonio que inspira a otros y nos motiva a todos a seguir trabajando para construir una sociedad más justa y solidaria, ahora que tanto se necesita. Aún hay tiempo para enviar las candidaturas antes del día 30 de septiembre del presente año. Ver Bases.

La Gala 2017 se celebrará en Jerez

Como novedad de este año, la Gala de Premios Diaconía al Voluntariado Social se celebrará en los Claustros de Santo Domingo, un antiguo convento muy emblemático usado hoy en día como equipamiento cultural situado en Alameda Cristina s/n 11403 Jerez de la Frontera (Cádiz).

Ya hemos comenzado a trabajar en los preparativos de esta Gala que tendrá lugar el viernes 17 de noviembre del 2017. El horario del evento será de 19 a 21 hrs, incluido el coctel.

Para ello, contaremos con la inestimable colaboración de la Asociación de ayuda social Tharsisbetel, entidad miembro de Diaconía con sede en Jerez, la FEREDE y la Fundación Pluralismo y Convivencia que cofinancia el evento.
Seguiremos informando.

 

LOS CLAUSTROS DE SANTO DOMINGO

En 1264 las tropas de Alfonso X conquistan de manera definitiva Jerez a los musulmanes. En ese momento el monarca entrega a los dominicos una edificación militar de origen islámico ubicada frente a la puerta de Sevilla, para que fundasen allí su convento. El primer siglo de existencia del monasterio de Santo domingo hubo de ser muy duro, ya que los ataques por parte del Reino nazarí de Granada y sus aliados norteafricanos eran constantes.

La situación comenzó a cambiar a partir de 1340, cuando tiene lugar la batalla del salado en las inmediaciones de la actual Barbate. Cuatro años más tarde Alfonso XI conquista y arrasa Algeciras, con lo que los benimerines (pueblo del norte de África que periódicamente acudía en socorro de los granadinos) perdieron su principal puerto de desembarco. A partir de este momento los ataques a Jerez van a ir desapareciendo, hasta el punto de que la ciudad comenzó a expandirse fuera de sus murallas. El cese de las hostilidades produjo además un importante desarrollo económico, pues las grandes extensiones de tierra que rodean a la población comenzaron a ser cultivadas a pleno rendimiento, lo que generó cuantiosos excedentes. Los dominicos, que en la donación de Alfonso X habían recibido una buena porción de tierras, empezaron a generar beneficios económicos, lo que les permitió ir construyendo paulatinamente un importante complejo arquitectónico, buena parte del cual ha llegado hasta nosotros.

El convento de Santo Domingo permaneció como un conjunto unido hasta 1835, cuando las diferentes desamortizaciones de los gobiernos liberales del reinado de Isabel decretaron la exclaustración y la incautación de los bienes del convento. Aunque la iglesia continuó abierta al culto, los claustros fueron vendidos. En un principio los propietarios fueros los González, importante familia de bodegueros provenientes de la Montaña de Santander, quienes instalaron aquí el llamado Museo de Santo Domingo, una especie de baratillo en el que se vendían obras de arte, muebles y otros objetos de decoración. Luego el complejo pasó a ser propiedad de la familia Díez, quienes instalaron una bodega en el antiguo dormitorio y realizaron una serie de obras un tanto agresivas con el monumento. Los Díez vendieron Los Claustros al holding Rumasa, que fue expropiado en 1983, pasando el edificio a ser propiedad del Ayuntamiento, que lo utilizó como equipamiento cultural durante años. En 1999 el complejo fue cerrado para su restauración, reabriendo sus puertas en 2012.

Leave a Reply