was successfully added to your cart.
ActualidadPORTADA

La nueva Ley de Subvenciones

By 01/04/2014 No Comments

reforma2Diaconía ha tenido presencia en el Seminario que ha organizado la Plataforma del Tercer Sector en referencia al borrador del anteproyecto de reforma de la Ley General de Subvenciones que prepara el Gobierno y las temidas implicaciones que ésta tendría en el Tercer Sector (entidades no lucrativas de acción social y cooperación).

El acto, celebrado el pasado día 31 de Marzo en Madrid, estaba dirigido a los directivos y técnicos de las entidades del Tercer Sector con el fin de entender y ser conscientes de las repercusiones negativas que esto tendría para las entidades no lucrativas de acción social y cooperación, ya que se calcula, que debido a estas reformas, más del 90% de las entidades sociales podrían desaparecer.

La sesión fue inaugurada por el Presidente de la Plataforma del Tercer Sector, Luciano Poyato, quien recordaba el impacto negativo que ya tuvo la Ley de 2003 y que ningún gobierno finalmente atendió las sugerencias de cambio que fueron repetidamente sugeridas por el sector. Tras un recorrido histórico por estos 10 años de lucha y los pocos logros obtenidos, se reflexionaba acerca de las implicaciones reales que esta reforma tendría y la necesidad vital de que las entidades sociales se unan para lograr más fuerza, incluso sin descartar posibles movilizaciones llegado el caso.

El Anteproyecto que modifica la Ley General de Subvenciones, hasta ahora vigente, conduce a un verdadero calvario administrativo y a un altísimo riesgo financiero para las organizaciones del Tercer Sector dado el enorme empeoramiento que este Anteproyecto de Ley implica en cuanto al acceso a las subvenciones, el cobro de anticipos, los porcentajes de cofinanciación, los procesos de justificación, y el régimen sancionador. (PVE)

Queremos hacer especial hincapié en uno de estos puntos, que es el que habla acerca de la “complementariedad financiera” por el que la Administración Pública no va a financiar, en ningún caso, más del 75% del proyecto objeto de subvención. Esto conlleva que el 25% restante tenga que salir de fondos privados y propios de la entidad, lo que dificulta enormemente la supervivencia de la inmensa mayoría de las entidades sociales, ya que al carecer de ánimo de lucro no generarían los suficientes fondos como para aportar dicho porcentaje.

La Plataforma del Tercer Sector lucha en favor de que se añadan disposiciones adicionales a dicha Ley entendiendo que las entidades sociales no lucrativas desempeñan el trabajo que le correspondería al Estado, como prestador de Servicios Sociales, y por tanto no son beneficiarias finales en ningún caso del dinero público, siendo éstos las personas que son atendidas por dichas entidades. Por tanto, se solicita distinguir entre perceptores de una subvención y beneficiarios.

En cuanto a qué responde esta situación y esta intención del Gobierno de reformar esta Ley, se apuntaron diferentes posturas expresadas por alguno de los casi 500 asistentes al acto. Desde quien simplemente apuntaba a un despiste del Gobierno, que no ha tenido en cuenta la casuística propia del Tercer Sector en el contexto de una Ley General, como quien esgrimía intencionalidades más claras, como la privatización del Tercer Sector a través del sector lucrativo (empresas de servicios sociales), hasta quien apuntaba que simplemente era una maniobra más tendente a recortar en servicios sociales y recaudar más a través de ese 25% que nos quieren imponer para prestar los mismos servicios que veníamos prestando ahora.

Sea como sea, esto simplemente ha sido un inicio en esta nueva lucha que tiene que enfrentar el sector, y que pretende que sea coordinado, unido, y enfático, ya que se pone en peligro no sólo la supervivencia de las entidades sociales, sino la atención a un sinfín de personas vulnerables que son atendidas por las mismas y que afectaría de manera directa a la sociedad de este país.

Leave a Reply