was successfully added to your cart.
ActualidadPORTADA

¿Entiendes lo que lees?

By 07/05/2014 No Comments

“He oído que aquí las mujeres pueden estudiar, ¿es eso verdad?” el director Abel levantó los ojos del formulario de calificaciones escolares en el que estaba trabajando, y se encontró, contra el marco de la puerta de la secretaría de la Escuela Dignidade, a una mujer de mediana edad, pobremente vestida y con una criatura de pocos meses a sus espaldas. Le llamó la atención su mirada ansiosa. Había entrado casi sin saludar, sin esperar a que el guarda la anunciara, interrumpiendo el trabajo del director, rompiendo el protocolo servil que las mujeres deben cumplir al dirigirse a los hombres, especialmente si estos tienen cargos de responsabilidad. Obviamente estaba muy preocupada por encontrar respuesta a esa cuestión. Isabel, así se llamaba la mujer, había recorrido varios km a pie cargando con el bebé, porqué una noticia estaba corriendo como la pólvora por toda la región: la ONG Dignidade había comenzado un programa de alfabetización y de formación bíblica básica dirigido a adultos, y las mujeres eran muy bienvenidas.

Foto Mozambique

Los distritos de Chinde y Mopeia, en la provincia de Zambezia, cuentan con el triste record de estar entre las regiones con los porcentajes más elevados de analfabetismo femenino de todo Mozambique. No hay estadísticas exactas, pero nuestra experiencia de campo nos habla de alrededor de un 90% de analfabetismo entre las mujeres adultas. Son regiones aisladas y de difícil acceso. En la época de los monzones sufren con frecuencia inundaciones por las crecidas del gran río Zambeze.

Dignidad trabaja en los distritos de Chinde y Mopeia desde el año 2002. Actualmente gestiona una escuela primaria con algo más de 600 alumnos y alumnas, con un importante impacto en la población en edad escolar de esta apartada región.
Hace varios años que se trabaja con adultos en programas de alfabetización, pero los resultados eran bastante desalentadores: pocos matriculados, un porcentaje elevado de abandonos, resultados escolares bastante pobres, etc. Sin embargo, en estos dos últimos años ha habido un cambio de tendencia que ha superado todas nuestras expectativas.

Lo primero que vimos fue la importancia de implicar a los pastores de las muchas iglesias evangélicas de la región. La coordinadora de Dignidad en Mozambique recorrió incansablemente los distritos de Chinde y Mopeia, entrevistándose con los pastores y con autoridades del Ministerio de Educación de Mozambique. Su propuesta fue un programa que llamamos “Cada Iglesia un Centro de Alfabetización”. Se trabajó con los pastores motivándoles y haciéndoles ver la importancia de que las personas sepan leer para poder posteriormente entender los principios de la vida cristiana expresados en la Palabra. La inspiración vino de las palabras del primer africano convertido al evangelio del que se tienen noticias, aquel funcionario etíope a quién el evangelista Felipe preguntó: “¿Entiendes lo que lees?” a lo que el africano respondió “¿Y cómo voy a entenderlo –contestó– si nadie me lo explica?” Finalmente hubo una respuesta positiva tanto de los pastores como de las autoridades educativas, firmándose documentos de colaboración entre el Núcleo Pastoral, la Dirección Provincial de Educación y Dignidad.

El programa, en una primera etapa, trabaja la lectoescritura y el aprendizaje del portugués (muchos adultos sólo hablan lenguas bantúes), en el curso siguiente se consolidan los aprendizajes con un material básico de estudio bíblico: la Vida Abundante, traducido al portugués de Mozambique y contextualizado culturalmente.

La posibilidad de que las mujeres accedieran a estudios bíblicos, el que una vez aprendieran a leer pudieran comprar un Nuevo Testamento por un precio accesible, todos ellos privilegios antes reservados para los hombres, produjo un importante impacto social y cada vez más mujeres acudían a informarse sobre la posibilidad de estudiar.

Actualmente hay seis centros en el distrito de Chinde, nueve en el distrito de Mopeia y cinco en Quelimane. Estamos hablando de algo más de 500 personas matriculadas. Además el programa se ha extendido al distrito de Milange, en la frontera con Malawi. Tenemos previsto visitar esta región a finales de mayo/2014, donde las previsiones hablan de más de 300 adultos estudiando.

La colaboración con el Ministerio de Educación, a través de la Dirección Provincial está siendo muy provechosa, de tal manera que el gobierno de Mozambique está cubriendo una parte importante de los salarios de los alfabetizadores (la mayoría miembros de iglesias locales) y la casi totalidad de los libros de alfabetización.

Damos gracias a Dios que nos ha permitido oír ese clamor de “¿Y cómo voy a entenderlo si nadie me lo explica?” y hemos podido “subirnos al carro”. Hay mucho que explicar …

Leave a Reply