was successfully added to your cart.
ActualidadSin categoría

Ganadoras del concurso literario

016TREN DE MI VIDA

Autora: Mary Cruz Palacios. Ecuador

Mi vida es como un tren, con circuitos, recorridos y cambios de estación.

Nací en Ecuador, junto a mis padres el tren tomo rumbo a España, estación Madrid, llegué con dos años y medio, sin darme cuenta, me habían traído al viejo continente, (ahora que he crecido no veo su vejez).

En mi tren se han subido varias personas muy significativas. Mis hermanas, Sofía y Valeria forman parte del él, también mis amigos. Algunos han bajado y dejaron un vacío permanente…. Otros pasaron desapercibidos y sin darme cuenta, su asiento está libre.

!! Este viaje está lleno de alegrías, tristezas, fantasías, esperas y despedidas¡¡

El éxito de este viaje consiste en tener una buena relación con todos los pasajeros, en dar lo mejor de nosotros, el querer abrirnos hacia nuevos horizontes. El gran misterio para todos, es que no sabemos en qué estación nos bajaremos, por eso, debemos vivir de la mejor manera, amar, perdonar, ofrecer lo mejor de nosotros… por eso os voy a contar quienes están en mi tren y que estaciones juntos hemos visitado.

Primera estación, Filipinas, mi amiga Jessica nos cuenta que es un país interesante se considera el más poblado del mundo, de ella me encantan sus rasgos.

Erick y Nicol han destacado lo mejor de Ecuador su clima ecuatorial, su gastronomía y el encanto de las Islas Galápagos. He tenido la oportunidad de que mi tren estuviera en Quito capital del Ecuador, donde pude conocer a toda la familia de mis padres, así como a las amigas especiales de mamá. ¡¡Fue triste cuando tuve que volver!! Pero ahora con los adelantos tecnológicos, me puedo comunicar con toda la familia y con los nuevos amigos.

¡¡Sabías que existen playas exóticas y gente muy alegre!! Por supuesto que hablamos de República Dominicana, Melari nos llevó hasta allí.

Mi tren ha llegado al famoso Lago Titicaca, gracias a Dayana que me ha permitido conocer la cultura boliviana, su paisaje y las lagunas más bonitas que os podáis imaginar.
Y no puedo dejar de hablar de Carol que nos ha enseñado la exquisitez de sus playas, montañas y selvas en Venezuela.

Ahora están el resto de mis amigos David, Laura y Víctor todos ellos son españoles y juntos compartimos los juegos típicos de cada país, para divertirnos, sin pensar que existen fronteras. A diario compartimos los valores como tolerancia, justicia, honradez , responsabilidad, respeto y sé que en algún momento, ellos van a desembarcar, pero me dejan los más bonitos recuerdos, con el sabor y con la inquietud de conocer nuevas culturas.

¡¡Ah y les doy las gracias por ser uno de los pasajeros de mi tren¡¡

 

 

024EL DISCURSO QUE CAMBIÓ LOS CORAZONES

Autora: Kevelyn Silva. Brasil

Julián sabía lo que le esperaba: burlas, insultos y todo tipo de desprecios. Pero, después de todo lo que madre había hecho para inscribirlo en esa universidad, no podía rechazar la oportunidad de estudiar lo que más le gustaba: Física. Aunque supiera que donde iba no era un lugar donde fueran a recibirlo de brazos abiertos, no podía dejar de estudiar lo que más le gustaba por ser de diferente color.

Julián recogió la comida, que su madre había preparado con tanto amor, y se la guardó en su mochila, que su padre había comprado. Todos habían puesto de su parte para que a Julián no le faltara de nada y él no podía fallar.

Al llegar a la puerta Julián cerró los ojos y entró. No pasó mucho tiempo hasta que todas las miradas se centraron en él. La mayoría murmuraba: “¿Qué hace este negro aquí? ¿Acaso se ha perdido? ¡Cómo se atreve a entrar!”.

Un chico alto, rubio y de ojos azules se arrimó a Julián y le advirtió que no estaba en su territorio y que se anduviera con cuidado. De pronto, una chica se acercó a él:

-¡Daniel! ¡Deja en paz al nuevo estudiante! Él ha venido solo a estudiar-dijo la chica mientras señalaba a Julián.

-Pero Laura-contestó el chico sorprendido-. ¡Es un negro y no tiene nada que hacer aquí!

-Déjalo tranquilo-repitió ella.

Daniel le echó una mirada de esas que no se olvidan a Julián.

-Muchas gracias-dijo Julián en bajito a aquella chica que acababa de ayudarle.

-De nada. No permitas que te traten así-le dijo Laura.

Julián pensaba que al pasar el tiempo le dejarían en paz, pero no fue así. Las cosas no cambiaron. Empezaron a agredirle no solo verbalmente, sino también físicamente. Julián ya no quería seguir asistiendo a la universidad, pero no podía echar a perder lo que sus padres habían conseguido.

En una ocasión, le agredieron tanto que tuvo que ir al hospital. Laura le aconsejó que tomara cartas en el asunto. Entonces, Julián pensó. Una idea le vino a la cabeza. Julián se fue a casa y preparó todo. Al día siguiente, Julián pidió a Laura que reuniera a todos en el Paraninfo.

“Amigos, en este tiempo que he estado aquí no he hecho nada malo a nadie. Sin embargo, vosotros, sin conocerme, me habéis juzgado tan solo por mi color. ¿Por qué juzgáis por el color y nunca por el corazón? ¿Acaso importa el color a la hora de hacer algún trabajo? No. Por mi color no es que no pueda hacer menos cosas que ustedes. Si ustedes no discriminan a alguien que va vestido de rojo un día ¿por qué lo hacen con las personas que tienen diferente color? ¿Acaso no pueden hacer lo mismo que aquellas personas que van vestidas de rojo? Por favor, pongan fin a esto”, concluyó Julián.
Julián bajo del estrado y se dirigió a la salida. De pronto, alguien le tocó el hombro:

-Lo sentimos-le dijo Daniel-. Tu discurso nos ha tocado el corazón y hemos entrado en razón. Al fin y al cabo, todos somos seres humanos y todos tenemos dentro la sangre igual.

_______

Agradecemos la participación de cada uno de los jóvenes escritores y enviamos nuestra más sincera felicitación a las dos ganadoras.

Leave a Reply