was successfully added to your cart.
ActualidadSin categoría

Manifiesto crisol junior

Diaconía en su conjunto de una forma general, como plataforma que actúa en representación de 1.400 entidades y especialmente, desde las entidades miembros de la RED DE INMIGRACIÓN E INTERCUTURALIDAD implicadas en Crisol Junior, queremos realizar el siguiente manifiesto a favor de la igualdad de trato y no discriminación hacia la infancia y juventud no europea que vive en España.

En nuestra plataforma de entidades solidarias, suscribimos los principios de la Declaración de los Derechos del niño (1959-2009), ratificada por España en 1989, entre los que se encuentran: el derecho a ser niño, a crecer en libertad, a una identidad, a la salud, a cuidados especiales, a una familia, a una buena educación, a protección y socorro, a no ser abandonado ni maltratado y a no ser discriminado.

Así, mediante cada una de las actividades que celebramos dentro del programa Crisol Junior, queremos recordar que todos somos iguales y promover el respeto al origen de cada uno y a su identidad.

En Diaconía consideramos que sólo desde el conocimiento, la comprensión y el respeto entre las diferentes culturas que conviven en la sociedad española, algunas desde hace siglos, conseguiremos mejorar la convivencia y actuar preventivamente frente al racismo y la xenofobia. Sólo si sabemos apreciar la riqueza que nos aporta la diversidad, haremos posible que todos se sientan iguales sin tener que renunciar a sus diferencias.

Por desgracia, en España se ven muchas veces actos de violencia, xenofobia y racismo. Algunos grupos dejan muestra en sus actitudes, en sus símbolos y en acciones de un fanatismo e intransigencia que atenta contra el respeto y contra el derecho de las personas.

Pero, aparte de las actuaciones públicas, que son indispensables, sólo la conciencia de la mayoría puede ayudar para que no se repitan los actos de discriminación y agresión que todos conocemos. Que las mayorías puedan facilitar la integración de las minorías, incluyendo dentro de ellas a personas en situación de riesgo de exclusión social por motivos como el género, la clase social, la nacionalidad, la confesión religiosa, y no oprimirlas. En este sentido, quisiéramos hacer una mención especial a los adolescentes y jóvenes CTC (Chicos de Tercera Cultura) que en muchas ocasiones tienen dificultades para integrarse socialmente ya que no sienten parte ni de su cultura de origen ni de la española.

Ante los actos racistas, no podemos permanecer impasibles; por ello, queremos hoy alzar la voz para exigir respeto hacia la infancia y juventud que vive en España, con independencia de cuál sea el lugar en el que han nacido o el color de su piel.

Queremos mostrar, entre todos, que lo verdaderamente digno de aplauso, entre otros, es el encuentro universal que la cultura, la educación, el arte, la música o el deporte significa y no la diferencia y el afán por agredir.

Esperamos que esta actividad que hoy celebramos sirva para que todos nos paremos por un momento a reflexionar sobre lo que está sucediendo y defendamos juntos los pilares sobre los que se asienta nuestra sociedad: igualdad, solidaridad, convivencia y respeto.

Por ello, no a la violencia,
Por ello, no al racismo,
Por ello, no a la xenofobia y sí a la igualdad de trato hacia la infancia y la juventud no europea que vive en España.

Firmado por las entidades miembros de la Red de Inmigración e Interculturalidad de  Diaconía:

Diaconía Madrid, el Ejército de Salvación, la Iglesia Evangélica de Alcantarilla, la Iglesia Nueva Vida, la Asociación la Roca de Valladolid, la Asociación Hechos de Burgos, la Asociación Tharsis Betel, la Misión Urbana de Sevilla, la Iglesia Cristo Vive de Alicante, Iglesia Betel de Zaragoza, Iglesia Pentecostal de Antequera y la Comunidad Cristiana Betania.

Join the discussion One Comment

  • […] Así mismo, se leyó un manifiesto donde se mostraba la repulsa a todo tipo de discriminación, recordando que todos somos iguales, y que por ello debemos respetar el origen de cada uno, así como su identidad. Accede al Manifiesto. […]

Leave a Reply